Abdiel Vázquez deja todo en el escenario

Por: Yohan Uribe
TORREÓN, COAH.-

Un concierto para aplaudir doble. Y es que además de la gran actuación del maestro Abdiel Vázquez, anoche como solista y director invitado al tercer concierto de la Temporada 2016 de la Camerata de Coahuila, la respuesta del público, sobre todo joven, fue para destacar.

Desde la entrada al primer tema de la Octava Sinfonía de Beethoven, obra con la que abrió anoche el programa bajo la batuta del también pianista, se inició la fiesta. Gran participación de los violines en el segundo tema, y una particular atención del director, fueron la constante en los cuatro movimientos que siguieron.abdiel vázquez deja escenario

Gran precisión en el segundo movimiento y la elegante característica del mismo, se hicieron presentes tanto en la Orquesta coahuilense como en la batuta invitada. Los alientos de la orquesta lucieron sobre todo al cierre del cuarto movimiento, recibiendo un reconocimiento del propio director al término de éste, para mandar al intermedio.

Y si la primera parte fue buena, la segunda fue genial. Y es que además del sentido del oído, ver al pianista tocando y dirigiendo el Concierto para Piano número cuatro de Beethoven, es un espectáculo completo. Un solista y director que de inicio a fin supo sortear las dificultades de la doble interpretación de una de las obras más importantes de la literatura pianística.

Muy sobrio en su estilo y apartado de una coreográfica interpretación, sostuvo un buen diálogo con las cuerdas de la orquesta coahuilense durante el tema central.

Sin bajar la guardia, Abdiel Vázquez, se lució del primero al tercer movimiento, marcó el camino de la orquesta aun sin despegar las manos del teclado, cerró el rondo del movimiento final con gran seguridad, y una técnica admirable.

Gran concierto que anoche, en el teatro Nazas, fue reconocido por una importante asistencia de público, entre el que se encontraban muchos estudiantes de música, y que al término del mismo aplaudieron con la misma intensidad con la que el invitado del tercer concierto de la temporada, dejó ver sobre el escenario.

Para despedirse, el pianista que regresó a La Laguna luego de tres años de haber tocado en el Teatro Isauro Martínez, interpretó un ancore de George Gershwin, arreglo para piano de una de las óperas del compositor estadounidense y fue ovacionado de pie.