Camerata de Coahuila arranca temporada Otoño-Invierno

Por: Jorge Maldonado Varela

El concierto se llevó a cabo en el Teatro Nazas de Torreón, en dónde la orquesta interpretó a Mozart, bajo la batuta del director Ramón Shade. Comparte esta noticia Fue el primer concierto en el que estuvo presente el pianista invitado, Ricardo Acosta. (Martín Piña) LAS MÁS VISTAS 1 La “estafa maestra” y El Maestro de la Estafa 2 Gran primicia de Ciro 3 Modelo rompe Instagram con desnudo; le aplauden por mostrar estrías y “cuerpo real” 4 Silvia Jazmín salió de casa para hacerse pedicure; un día después la hallaron muerta 5 Kate del Castillo se siente estereotipada en papeles actorales que ofrecen en EU Enlaces Patrocinados Recomendamos Foto de Nicole Kidman sin maquillaje confirma los rumoresMortgage After Life Si ves olas cuadradas en el océano, sal de ahí inmediatamenteEditorChoice.com por Taboola Jorge Maldonado Varela Torreón, Coahuila / 17.08.2019 10:46:30 El efecto Mozart se hizo presente en el Teatro Nazas de Torreón, en lo que fue el primer concierto de la Camerata de Coahuila en la temporada Otoño-Invierno 2019, bajo la batuta del director Ramón Shade. Te recomendamos: Camerata de Coahuila recibirá nueva temporada con Mozart Este fue el primer concierto que estuvo acompañado por la presencia del pianista invitado, Ricardo Acosta, quien en su oportunidad deleitó a los más de mil asistentes. Como es costumbre en cada temporada, en punto de las 20:30 horas, ya se anunciaban la tercera llamada, seguida por la afinación de los instrumentos de los músicos que dio paso a las melodías de Wolfgang Amadeus Mozart, al iniciar el concierto con los tres movimientos de la “Obertura a ‘Lucio Silla’ K.V.135. Este acto dio entrada a la participación estelar del pianista lagunero, con su saco en color negro y las partituras en su mano derecha, bajo aplausos tomó asiento y arrancó de manera suave el Concierto para Piano No. 24 en do menor KV.491 El tema, estrenado por Mozart en 1783, en el teatro Imperial de la Corte, en su natal Viena, dio pie a que Ricardo Acosta acelerara el paso de su mano derecha marcando un Allegro sin requerir de su mano izquierda, la cual en ocasiones dejaba descansar sobre su pierna y solo aparecía intermitente para mantener la pauta de la melodía. Al terminar el concierto para piano de Mozart, Acosta recibió una lluvia de aplausos duraderos como reconocimiento del respetable y de los músicos de la Camerata por su presentación. Los aplausos lograron que el pianista regresara en varias ocasiones al escenario, y como agradecimiento, interpretó un tema extra y como solista, Primera Leyenda de San Francisco de Asís, que puso a prueba la habilidad del joven lagunero con rápidos movimientos de sus dedos sobre la zona de notas agudas del piano. Ramón Shade, se encargó de encabezar la segunda parte del concierto que cerró con la Sinfonía No. 36 en Do Mayor “Linz” K.V.425, misma que presentaría lo mejor del compositor nacido en Viena con un pausado adagio que se convierte en andante y termina con un veloz presto.

Fuente Milenio.com