Camerata, del barroco al mambo en una noche

DSC_8491Torreón, Coahuila
Por:  Alberto Robledo Cervantes
El segundo concierto de la temporada otoño-invierno de la Camerata de Coahuila fue una fiesta, una transición de siglos de sonido separados por un abismo en cuanto al género musical.

El nombre del concierto hizo clara alusión a esto: Del barroco al mambo. Como es habitual, el Teatro Nazas fue testigo de este segundo concierto.

En esta ocasión su concha acústica albergó com-posiciones de Mozart, de Tomaso Albinoni y Alessandro Marcello en su primera parte.

También recibió al director invitado Benjamín Juárez Echenique y en el oboe a Gianfranco Bortolato.

El próximo concierto que espera a los laguneros será el 9 de septiembre y estará dedicado a Rachmanikov y a Ramsky Korskakov.

La primera pieza interpretada fue la obertura a la ópera “El empresario” de Wolfgang Amadeus Mozart.

A esta le siguió el “Concierto para oboe en re menor Op. 9 No. 2″ de Albinoni, momento en el que el oboísta invitado subió al escenario.

Luego de estas fue interpretado el “Concierto para oboe en re menor” de Alessandro Marcello, para la cual también fue solicitado Bortolato quien, antes de despedirse del público, interpretó una pieza más, un fragmento de la “Ópera de Rinaldo” de Haendel, en honor a las víctimas del terremoto en Italia, de donde es originario.

Hasta aquí la primera parte del concierto, lo barroco, lo clásico. A su regreso la Camerata de Coahuila, acompañada del saxo tenor torreonense Luis García, interpretó “Palenkumbé” de Paul Desenne y “Suite de las Américas” de Dámaso Pérez Prado.

Esta última pieza, fue compuesta en los años 50 y hace referencia a las raíces africanas que tiene la música, en especial el jazz y el mambo.

La combinación de géneros, entre el clásico recatado y el mambo fiestero, sabroso, si bien poco común, fue recibida con aplausos y ovaciones del público lagunero.

Fuente: Milenio.com