Revive la grandeza del clásico español

Por: Yohan Uribe
TORREÓN, COAH.-

Nada más acertado para hacer un homenaje a la guitarra española que El Concierto de Aranjuez, obra del compositor Joaquín Rodrigo, con la que el maestro José María Gallardo del Rey, se lució anoche en el Teatro Nazas, el cuarto concierto de la Temporada 2016 de la Camerata de Coahuila, bajo la dirección de la batuta titular de la orquesta, Ramón Shade.

revive grandeza del clásico

Como apertura de una noche española, la orquesta coahuilense abrió con la popular Recuerdos de una noche de verano en Madrid, de Glinka. Cuatro melodías muy bien logradas por Camerata, un especial acento de la orquesta en las dos seguidillas manchegas, donde, como de costumbre, las cuerdas lucieron, sin dejar atrás las percusiones.

Luego de una delicada introducción, el guitarrista español, además de mostrar una gran técnica y un sonido limpio, entabló un verdadero diálogo con la orquesta, el Alegro del primer movimiento, dejó ver una gran mancuerna entre solista y orquesta.

El segundo moviento, El Adagio, tan conocido como interpretado, tuvo la peculiaridad de que anoche fue interpretado por un solista de talla internacional, quien además de promover la música española, conoce la obra de memoria y le da un estilo poco visto, elegante, sobrio, pero sobre todo de detalles muy cuidados al momentos de arrastrar las cuerdas.

Como ancore, el guitarrista agradeció al público su presencia e interpretó de Manuel de Falla una transcripción del Sombrero de tres picos. Además de su habilidad en esa danza, marcada por los toques permitidos de la guitarra, Gallardo del Rey, se ganó el reiterado aplauso del público lagunero antes del intermedio.

En la segunda parte del programa, dos clásicos; Oración del torero, de Turina; y La vida breve, al igual que la Danza final de El sombrero de los tres picos; de Manuel de Falla, para despedir la noche.

Vale la pena destacar la amplia asistencia del concierto, una vez con notada participación de decenas de jóvenes. Al igual que la buena respuesta del público a la charla previa que ofreció Miguel Ángel García, en el Loby del Teatro, antes del concierto.

Fuente: El Siglo de Torreón