Una noche de tango con la Camerata de Coahuila

Por: Alberto Robledo

“Donde hay tango puro, hay bandoneón…”, y donde suena Astor Piazzola, se vive el sentimiento porteño.

Esto fue lo que ofreció la noche de ayer en el Teatro Nazas la Camerata de Coahuila, pues fue un concierto dedicado el compositor argentino que falleció hace 24 años.cesar-olguin-oficial-face

El público se mostró entusiasta ante este género al que se abocó Camerata, la sala, si bien no llena a su totalidad, no estuvo lejos de alcanzar su tope.

Camerata de Coahuila ofreció algo diferente a lo que están habituados a dar al público lagunero.

 

Para este concierto el músico invitado fue César Olguín en el bandoneón, quien tiene una trayectoria que supera las tres décadas, lo mismo en el tango como fuera de él, y fue él el encargado de revivir las notas y el sonido de Astor Piazzola.

Para iniciar fue interpretado “Tangazo”, a la cual le siguió “Tres tangos”, una serie de canciones con amplia gama emotiva que fueron compuestos hacia la segunda mitad del siglo XX.

Esta triada de composiciones se trata de una forma musical en la que se encuentran tintes de la música jazz y clásica dentro de la forma tradicional del tango, un estilo que no había sido escuchado antes de la intervención de Piazzola. Luego de esta melodía llegó el intermedio.

Al regreso de la orquesta fueron interpretadas unas de las composiciones más famosas del bandoneonista argentino: “Las cuatro estaciones porteñas”.

Recién compuestas, fueron concebidas como piezas independientes la una de la otra y tocadas en algunas ocasiones por su autor como una suite.

La noche fue cerrada por los aplausos, que bien merecidos se tenía César Olguín, que a lo largo de poco más de una hora revivió a uno de los más grandes compositores del tango, Astor Piazzola.

 

Fuente: Milenio.com