Vázquez, Shade, Beethoven este viernes

Por: Fernando Fabio Sánchez
Ludwig van Beethoven escribió su Concierto No. 1para piano a los 25 años. Lo estrenó en Viena, un 18 de diciembre de 1795. Ya con revisiones, fue publicado en 1801. Ese año en el estado de Hidalgo, el español-novo hispano Andrés Manuel del Río descubre el vanadio. Nos encontrábamos todavía bajo el régimen colonial, pero ya anidábamos el credo de la rebelión. En aquella primera ejecución en Alemania de 1795, el mismo Ludwig van tocó como solista. A un poco más de 223 años, Sergio Vázquez reencarnará para nosotros el espíritu romántico de aquel genio de melena temperamental y corazón alborotado en el primer concierto de la temporada de la Camerata de Coahuila.
Ocurrirá este viernes, 11 de enero, a las 8:30 de la noche, en el teatro Nazas de Torreón. Ramón Shade se encargará de la dirección.Para mayores informes, visite la página de la Camerata de Coahuila. En palabras de Sergio (the piano man, como le decimos algunos de cariño) en este concierto de Beethoven —que en realidad es el segundo, porque se publicó después del número 2— encontramos a un compositor más cercano a sí mismo. Beethoven poco a poco se fue alejando de la influencia de Wolfgang Amadeus Mozart, a quien escuchó, estudió y emuló, para robarle, como lo hace un joven escritor con sus padres literarios, los secretos de la creación.
Sergio, Lagunero de nacimiento y de alma, regresa al terruño después de algunos días, meses, años de estar ofreciendo conciertos por toda la República Mexicana; avecindado en la Ciudad de México, ampliando su repertorio y ahondando en el conocimiento de la música y de la interpretación. Resaltan, por su exploración beethoviana,las recientes participaciones con la Orquesta Sinfónica del Estado de México, la Sinfónica Mexiquense y la Orquesta Carlos Chávez. El año apenas inicia y Sergio ya está listopara ejecutar una de sus obras favoritas. No hay dudas de que nos regalará el encanto, la pasión y el sueño de una gran noche bajo la dirección del maestro Shade, persiguiendo las visiones sonoras de uno de los más grandes de nuestra historia. Nos vemos en esa laguna de piano. No falten.
Fuente: Milenio.com